Días de porno: Historia de la vida breve del porno en Colombia por Simón Posada Tamayo

Titulo del libro: Días de porno: Historia de la vida breve del porno en Colombia

Autor: Simón Posada Tamayo

Número de páginas: 78 páginas

Fecha de lanzamiento: September 7, 2018

Descargue o lea el libro de Días de porno: Historia de la vida breve del porno en Colombia de Simón Posada Tamayo en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Días de porno: Historia de la vida breve del porno en Colombia por Simón Posada Tamayo

Simón Posada Tamayo con Días de porno: Historia de la vida breve del porno en Colombia

“La década del ochenta fue el gran momento del porno en Colombia. Casi 10.000 personas visitaban las salas X por día”, sentencia Simón Posada con una propiedad que no deja intuir su juventud. Pero después de adentrarse durante tres años en la industria del sexo para llevar a cabo su más reciente libro, Días de porno, de frecuentar viejas salas y conseguir entrevistas con grandes del primer plano erótico internacional como Andrew Blake o Nacho Vidal, Simón más que sacar conclusiones se encontró con un mundo con olor a cuartico de mala muerte en donde su olfato periodístico le permitió hallar personajes que conviven de cerca con las alucinaciones de la ficción.

“Colombia ha exportado cuatro actrices de talla internacional. La primera y más importante fue la hija de un obrero de la construcción del barrio Soacha y de un ama de casa: Gina Carrera”, escribe Simón en la introducción de su recién estrenado libro y el segundo de su carrera. Luego entra en detalles: tras dejar su país y radicarse en Los Ángeles, Gina Carrera respondió un anuncio en el que se buscaban modelos para revistas de adultos y así fue como terminó actuando en Stiff Competition, una película en la que la acompañaban Ginger Lynn, Traci Lords, Peter North y Ron Jeremy, un equipo que “sería como ver juntos a Scarlett Johansson, Julia Roberts, Angelina Jolie, Al Pacino y Marlon Brandon en una sola película”, comenta con gracia el autor.

La última persona que vio alguna vez a Gina Carrera fue una periodista de Vanguardia Liberal, que a pesar de su aspecto de indigente y fuera de sus cabales la reconoció en un parque de Bucaramanga. Pero la vida de Carrera es sólo el abrebocas de los personajes con los que Simón se encontró en el enrevesado mundo del porno colombiano. Se cuelan además historias como la de Édgar Roberto Escobar Taborda, apodado El Poeta, el jefe de prensa durante los años 80 del cartel de Medellín y quien tenía como actividad alterna a la de recolectar todas las notas periodísticas en las que se mencionaba el cartel, para facilitar el pago de salarios a los sicarios, hacer películas porno. “La mafia se ha relacionado con la pornografía en varios momentos de la historia, ya sea porque varios de sus miembros han invertido en prostitución o porque todos los negocios ilegales terminan relacionándose en el fondo”, dice el autor en su libro. El Poeta creó la revista Cuerpos, la primera forma accesible de porno que tuvieron los colombianos.

En el libro también se narra con sarcasmo y gracia la vida de Hernán Hoyos, un escritor que sólo en tres días vendió 1.000 ejemplares de su libro Crónicas de la vida sexual, para el cual entrevistó a 30 personas sobre su vida sexual con la intención de hacer una versión colombiana del Informe Kinsey; o la historia de la directora Andrea García, quien ha conquistado el mercado norteamericano con sus películas y ha hecho que la industria del sexo nacional llegue a los festivales de cine erótico de Barcelona y Buenos Aires.